Review MdT 3×01: Con el tiempo en los talones

Entrevista
Y por fin volvió El Ministerio del Tiempo, esa serie que lo está revolucionando todo en el panorama televisivo de nuestro país a base de un ingrediente del que muchos se olvidaron tiempo atrás: la calidad. Un simple vistazo a esta serie pone de manifiesto lo cuidados que están todos sus aspectos, y eso se agradece. No sé si por la cantidad de datos que aporta, porque está consiguiendo lo que ninguna serie española había logrado hasta ahora, o, simplemente, porque me lo paso en grande con ella… pero el caso es que he decidido realizar una review semanal de sus episodios durante esta temporada. Y allá vamos “Con el tiempo en los tacones”. Perdón, en los talones.

Supongo que es necesario decirlo sin tapujos: El Ministerio tenía un problema grande al que enfrentarse en este primer episodio. Tan grande como la marcha definitiva de uno de sus personajes principales… sin contar con el actor que lo interpreta. En un mundo ideal, podríamos haber contado con Rodolfo Sancho para este episodio, dándole a Julián, quizás, unas buenas palabras de despedida. Probablemente habríamos podido dedicar un episodio completo para esa batalla de Teruel, y conocer así a Miguel Hernández. De hecho, en un mundo ideal, en el que las renovaciones funcionaran como deben, ni siquiera tendríamos que haber dicho adiós a Julián… Pero esa es otra historia.

El caso es que era necesario iniciar la temporada, irónicamente, con un cierre. Y, sinceramente, no se me habría podido ocurrir una manera mejor que este prólogo, utilizando el punto de vista de un Julián que muere como un héroe, y deslumbrando –¿por qué no decirlo?– con la nueva calidad de imagen que presenta la serie en esta temporada. En el aspecto visual se ha dado un paso importante y esa primera escena, de la que ya pudimos ver imágenes promocionales, ha sido una buena demostración de ello. Eso, y su acertadísima banda sonora.

Dice un refrán popular que “A rey muerto, rey puesto”, y aunque voy a echar de menos a Julián, era evidente que su reemplazo ya tenía nombre propio: un Pacino que, en el podcast ya nos dejó pistas de su ubicación y que, gracias a este episodio, se une a la patrulla de Amelia y Alonso de manera aparentemente definitiva.

Alfred
Pero vamos al grano del episodio, porque parece increíble haber llegado a estas alturas sin haber mencionado aún al auténtico protagonista de “Con el tiempo en los talones”: el mismísimo Alfred Hitchcock, director que, sin lugar a dudas, habría disfrutado muchísimo con el homenaje que hemos podido ver en este episodio.

No me voy a detener aquí a comentar los diferentes guiños que hemos podido ver (de hecho, en la web de RTVE ya lo han hecho), pero estoy segura de que todo el mundo, al margen de cuánto conozca al director, ha podido captar al menos uno de ellos: Psicosis, La soga, Vértigo, La ventana indiscreta, Los pájaros… hasta la cabecera de “Alfred Hitchcock presenta” ha tenido su representación aquí. Y el cuidado que se ha puesto en todo ello demuestra el amor y la admiración por el director con los que se ha trabajado desde la serie.

Así, al menos, viví yo el episodio: disfrutando con cada referencia, y con una media sonrisa bobalicona cada vez que adivinaba un guiño o recordaba una escena icónica homenajeada. Repasando mentalmente ciertos planos que me conozco de memoria y cuyo origen aprendí leyendo las conversaciones entre Truffaut y el propio Hitchcock. Me lo pasé a lo grande, sí… pero, ¿qué hay de los que no disfrutan o conocen tanto al director británico? No en vano, la serie tiene una legión de fans de una generación joven que quizás sólo piense en Hitchcock relacionándolo con algo “viejuno”. O es posible que espectadores de más edad vieran en su momento muchas de aquellas películas y las olvidaran. O, simplemente, nunca les interesaron.

Tras haber hablado con varias personas sobre este episodio, he llegado a la conclusión (facilona) de que este episodio es muy difícil de disfrutar si no se conocen las referencias cinematográficas. Es cierto que, comprendiendo los guiños, la experiencia siempre es mucho mejor. Pero probablemente, este sea hasta la fecha el caso más extremo de los que hemos podido ver en esta serie.

No lo digo como crítica: he tenido la suerte de estar en el grupo que ha comprendido de qué iba la historia, y me lo he pasado en grande. Puede que la semana que viene me ocurra lo contrario, y no capte nada de lo que vea. Pero una cosa está clara: eso no me hará cambiar de opinión. El valor que tiene El Ministerio del Tiempo al defender lo que quiere contar y al apostar por la calidad sin rebajarse –pese a no llegar al cien por cien del público- es digno de admiración.

Es posible que muchos espectadores habituales de la serie no hayan encontrado en “Con el tiempo en los talones” su episodio favorito. Pero estoy segura de que el próximo jueves volverán a estar pegados a la pantalla. Porque, al margen de todo, la serie sigue ofreciendo a todo el mundo motivos para quedarse. Y porque pocas veces –por no decir ninguna- eso había ocurrido con un producto patrio en una cadena pública.

Coche

Al margen de lo dicho anteriormente, El Ministerio no ha perdido para nada su identidad. Hemos vuelto a encontrar gags para todos los gustos (enorme esa Cayetana llena de cortes a lo Masterchef), y esa lógica tan divertida que sólo esta serie nos puede dar, aduciendo que es necesario salvar a Hitchcock para poder ayudar a Antonio Banderas. Un Hitchcock que, por cierto, está a punto de ser víctima de un secuestro similar al que sufrieron en Corea Shin Sang-ok y Choi Eun-hee, en una historia que más parece ficción que realidad.

No quiero extenderme demasiado en el repaso a este primer episodio, pero lo cierto es que me alegro muchísimo de poder tener de vuelta a los funcionaros más atípicos de este país. La espera ha sido larga, pero ha merecido la pena. Quizás, antes de cerrar, sí sea obligado reconocer la enorme virtud de José Ángel Egido, que ha captado perfectamente los gestos del icónico director, y se ha mantenido creíble durante todo el episodio. Eso, y mencionar qué acento más maravilloso tiene Aura Garrido hablando inglés…

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s